Yeniffer Díaz octubre 29, 2010


El hombre siempre se sintió pequeño ante la inmensidad del universo, 
un ejemplo de ello se encuentra en los griegos que con sus colosos, gigantes monumentos, escondían su diminuto ser.