Yeniffer Díaz octubre 29, 2010


Tuvo muchas horas vacías a su lado, sin decirse nada, sin tocarse, sin sentirse como quisieran.
No estaban agusto de compartir la misma espera.