Yeniffer Díaz diciembre 02, 2012



Desde hace cuatro años narro historias a grandes y chicos, me apasiona hacerlo, me divierto y estoy muy feliz de tener ese contacto con el público cuando aparece la oportunidad gracias a  mis habilidades verbales en el campo de narración oral: Yo soy una Cuenta Cuentos. Con este don he celebrado cumpleaños infantiles donde los niños y los padres participaron alegremente, se obtuvieron  muy buenos resultados, sin embargo desde aquella época trabajaba sólo con niños apartir de los cinco años. 


Al inicio de este año una amiga me preguntó si podía animarle el cumpleaños de su pequeño de 1 año. Cuando me dijo esto, yo agrandé los ojos y suspiré ante tamaña sorpresa, porque contar cuentos para un niño tan pequeño me parecía una labor titánica, los niños son un público muy exigente y no tan fáciles de mantener entretenidos.

Lo comento por experiencia propia, tengo una niña que en la actualidad tiene un año y nueve meses y en aquel entonces era bastante difícil mantenerla tranquila con una historia, soñaba durante mucho tiempo con el momento en que yo iría a hacerla dormir y ella cayera mágicamente con una de mis historias. Público exigente y complicado me resultó mi pequeña hija, con esto comprobé la vieja frase que dicen: "en casa de herrero, cuchillo de palo". Ella fue un reto, así como el cumpleaños de Claudio quien ha sido mi maestro en el increible camino de entretener a niños tan pequeños con cuentos.


 El cumpleaños salió lindo, estuve apoyada de mi brazo derecho (mi hermana) a quien le pareció una maravillosa idea utilizar títeres mientras contábamos una historia (debía durar todo veinte minutos que es el tiempo suficiente de atencion de niños tan pequeños que se inician en el mundo de las historias). La participación de padres y amigos fue esencial y el objetivo fue cumplido. No obstante ese fue el comienzo de una exploración sin igual. Gracias a aquella experiencia aprendí mucho y busqué muchas formas de poder llegar a ese nuevo nicho que se abría ante mí con un sinfín de posibilidades...

Desde aquel entonces y ya con muchas herramientas encima mi propuesta de cuentos para los más pequeños pasa por una rigurosa prueba: mi hija. Ella me permite saber si las herramientas que propongo para una historia son las adecuadas para su entretenimiento y por consiguiente el de sus pares. Hasta el momento han dado magníficos resultados, complementado con el apoyo musical que sólo me puede brindar mi fiel amigo el genial guitarrista Jorge Bartra (personaje importante en el desarrollo de este tipo de propuestas). La música es una de mis principales herramientas, también las máscaras y algunos títeres que permiten dar mayor sorpresa en el transcurrir de la función cumpleañera.

 
También he podido experimentar el trabajo con cumpleaños temáticos donde las historias y canciones giran en torno a uno de los personajes favoritos del cumpleañero. Para que esto tenga mayor realce convoco la participación de dos amigos más: Manuel Conde (mi compañero narrador cuya forma de contar historias encanta), Marie-Eve Lefebvre (amiga mía, maestra en el teatro de sombras y la narración con silueta) y Ángel Calvo (Maaestro titiritero creador del personaje "Nicolasa").



 El público al que van dirigidas mis historias ha crecido.  Ahora literalmente cuento cuentos para gente de uno a cien años... Y me siento encantada y feliz. Pues no hay que ser tan pequeño para amar las historias, puedes escuchar historias en la edad que sea, así que si deseas más información sobre cuentos cumpleañeros llámame al 987978556 o escríbeme a yenitos@gmail.com gustosa puedo resolver cualquier duda y proponerte varias opciones de esta nueva forma de hacer un cumpleaños entretenido y diferente.