Yeniffer Díaz febrero 12, 2010

Camino hacia tu espacio El ocaso inspira la caminata de las lágrimas Llanto, sonrisa inesperada Culpabilidad de la sinrazón provocada. La luz del mediodía indica Un semblante de espesura y de inconciencia No hay anhelos de solitarios momentos Acaba ya con la escasez de sentimientos. Imaginé situaciones sorpresivas Donde yo era la heroína Pero ahora sólo quiero estabilidad Aburrimiento y constancia en alguien Quiero permanencia sin histeria Quiero inquietud constante Palpitares penetrantes y Olvidar los amores furtivos Que hacían de mi vida insignificante Sin sentido, donde sólo podía ser utilizable Llegando a ser cosificada sin importar lo que Pandora esconde. Tu espacio desapareció cuando acababa el camino Mas sólo espero que hayas servido de algo Y el espacio nunca olvidado por un rincón como este Ni en mundanos sueños serenos de tu estancada mentalidad.

Yeniffer Díaz febrero 10, 2010

Mientras miro el movimiento ondulante de las nubes a través de las líneas circundantes que las cortan, pienso en las simplezas de las palabras que se hacen fuertes fuera de un papel. Él hablaba incesantemente y yo no lograba escucharlo, intentaba hacerlo, pero cada palabra que salía de su boca y recorría el canal para llegar a mi lóbulo auditivo se desvanecía con el disparo de mi indiferencia. Sigue hablando y no comprende que no lo escucho que solo espero el pedido, logro articular algunas palabras, pero inmediatamente se deslizan en el inconsciente el recuerdo de esta tarde. Mis ojos comienzan a recorrer un camino explorado en épocas imposibles, un "increíble" llega nuevamente a mí y sin entender el porqué de su procedencia sonrío y sujeto el cigarro que pedí encender, sonrío y vuelvo a encerrarme en la burbuja de la vida que no es la mía.

Yeniffer Díaz febrero 09, 2010

He dejado de escribir hace mucho tiempo mi lado intelectual ha sido desviado por imágenes externas comparaciones con la vida poco necesarias.

He llegado a medir mis capacidades para ser mala y egoísta, ¿qué me pasa?

No lo sé, solo sé que ha dejado de importarme el qué dirán para hacer lo que yo diga.

Ha dejado de gustarme la simple vida para llenarla de complicaciones lastimeras que tarde o temprano cobrará su víctima más grande… yo.

Mis piernas están cruzadas ante la mirada de la gente.

Mis manos sudan constantemente desde hace un mes atrás.

Mi cabello sigue su crecimiento sin importar su postura y ya no hay intenciones de buscar algo diferente a lo que soy, ¿qué me pasa?

No lo sé, solo sé que he dejado de querer lo que más amaba, que he abandonado mi deseo de compartir mi vida.

Ahora solo miro adelante con continuidad, no con esperanza.

Se ha debilitado mi lado grueso, nada quiere avanzar.

Mis fuerzas están siendo vencidas por aquel, ese que solo llegó a mirarme y hacerme sentir que no hay nada más allá, a lo lejos; que solo existe el presente y que se debe vivir según estas normas.

Ese hombre que hace de sus días los mismos y de sus noches la magnificencia del superpoder humano.

Sus manos me hicieron olvidar mis historias

Sus abrazos alejaron de mí el sentimiento que me mantenía viva

Me está matando y lo estoy dejando hacerlo. Soy feliz disfrutando de este crimen...